Explore our world of brands

¿Cena navideña saludable? Si es posible

¿Cena navideña saludable? Si es posible

Todos sabemos que comer es delicioso, sobre todo cuando llega la temporada más alegre del año y podemos darnos ese placer con la comida que tanto nos gusta. Por eso te traemos 5 sencillos tips para que te cuides y al mismo tiempo disfrutes de tus cenas con tus seres queridos.

Toma agua: Mantenerte hidratado es uno de los secretos para no comer de más; no solo porque tu estómago está siempre lleno y por ende comes menos, sino que lo ayudas con su digestión y el exceso de sodio que trae la comida de esta época.

Incluye verduras: En la variedad está el placer dicen por ahí, si aplicamos esto a nuestro plato verás que al final de la noche habrás comido de todo un poco sin sentirte culpable. Agrega a tus platos ensaladas y verduras de todos los colores, ¡y te damos un tip importantísimo! Cómetelas de primero, así tu cuerpo se sentirá satisfecho más rápido.

¿Qué tal una fruta?: Seguramente vas a querer comerte uno que otro postre o dulce típico que no te comes el resto del año, y caerás en la fascinación por el azúcar, pues bien, si en vez de comerte tres platillos de estos, los intercalas con una deliciosa ensalada de frutas te aseguramos que engañarás tu mente con el azúcar y consumirás menos calorías.

No abuses de la sal: Sabemos que es difícil, pero existen dos trucos importantes para cuidarte, el primero es que condimentes tus alimentos con especias o hierbas aromáticas para que nos les falte sabor; y el segundo es que no pongas el salero en la mesa, si alguien lo solicita, se lo alcanzas.

Come despacio y con calma: Tomarte pausas a la hora de comer es uno de los secretos para no comer en exceso. Disfruta de tu familia y amigos, conversa y comparte del momento, no queremos que por comer de afán te indigestes justo en estas fechas.

Por último, queremos darte un secretico que sabemos vas a agradecernos en enero: por cada copa de licor que bebas, intenta tomarte un vaso de agua. Al final habrás tomado menos, no te matará la resaca y no tendrás porque arrepentirte.

¡Ahora sí, Felices Fiestas!